Superman. The Exile and Other Stories
También de Kerry Gammil
« Superman. Erradication!

 

Editor: DC
En la serie: Superman
Año de publicación: 2018
Tipo: Omnibus, 912 páginas
Género: Superhéroes

Incluye:

  • Superman 23-37 (1988-1989)
  • Action Comics 643-646 (1988-1989)
  • Action Comics Annual 2 (1989)
  • Adventures of Superman 445-460 (1989)

Este tomo recopila lo ocurrido durante el año y medio posterior a la marcha de John Byrne de las colecciones de Superman y podríamos considerarlo el inicio de la mejor etapa que jamás ha tendo el Hombre de Acero en los cómics.

Byrne redefinió sus orígenes con eficacia y planteó muy bien el nuevos escenario, dotándolo de posibilidades muy interesantes, pero durante los aproximadamente dos años que estuvo al frente no pudo desarrollarlo en todo su potencial.

Con la coordinación de Mike Carlin, editor de las distintas series del Supes, la batuta creativa quedaría en un primer lugar en las manos de Roger Stern (viejo amigo de Byrne, y especialista en recoger su testigo cuando este se va de una colección, como ya había pasado en Fantastic Four, por ejemplo) y Jerry Ordway (que había pasado de ser el dibujante de Adventures a, poco a poco, ir aportando cada vez más en la faceta narrativa, hasta convertirse ahora en autor completo). A ellos se les uniría más adelante Dan Jurgens y, por un breve periodo, George Pérez.

Todos se coordinan a la perfección como si en vez de cuatro colecciones mensuales de Superman tuviéramos una única colección semanal y, aunque cada autor hace hincapie en diferentes aspectos (por ejemplo, Ordway se centraría en definir el escenario y los personajes secundarios, muchos de ellos creados por Kirby durante su paso por la serie que tuvo Jimmy Olsen en su día), todos funcionan como si estuvieran contando una única historia y la continuidad se mantiene sin problemas.

El nivel que alcanzan en esos años las colecciones de Superman es de una calidad media envidiable y de una regularidad asombrosa. Como muestra, lo que vemos en este tomo.

Además, las consecuencias que va a tener la Saga del Exilio se prolongarán durante muchos años y, de paso, ayudarán a que Superman redescubra su herencia kryptoniana y la integre en sí, algo que Byrne había renunciado explícitamente a hacer, en uno de los pocos errores que a mi entender cometió en su redefinición de los mitos del Hombre de Acero.