El pacto
También en La Compañía Amable
« La compañía amable

 

Editor: Cerbero

Año de publicación: 2019

Tipo: Novela, 189 páginas

Género: Fantasía


Mi primer contacto con la obra de Rocío Vega fue La compañía amable (Cerbero, 2018), una novela episódica o un grupo de relatos entrelazados (que cada cual elija lo que prefiera) con una ambientación de fantasía seudomedieval que, por una vez, se alejaba de los modelos anglogermánicos y bebía de fuentes ibéricas y andalusíes. Dado que su lectura me dejó un excelente sabor de boca, era inevitable que antes o después acabase cayendo en mis manos alguna otra obra suya.

En realidad, El pacto podría considerarse una suerte de spin off de La compañía amable, protagonizada por lo que allí eran dos personajes secundarios.

Confieso que tenía cierta curiosidad malsana por ver qué se podía contar de lo que, en el libro original, me había parecido una pareja bastante patosa a la que se acababa pillando cierta ternurilla básicamente porque les caían palos de todas partes.

Todo es cuestión de escala y de punto de vista. Habíamos contemplado a Shavali y Alek de lejos, siempre a través de ojos ajenos. Ahora, cuando los vemos, literalmente, a través de sus propios ojos, la perspectiva cambia completamente. Rocío Vega centra el relato sobre todo en la relación entre ambos y en el modo en el que el vínculo entre ellos se va estrechando, evolucionando y volviendo más complejo… y quién sabe si problemático, en el futuro. Los dos quedan perfectamente definidos, con sus claroscuros y sus contradicciones, y la trama, si bien sencilla, es adecuada, fluye con buen ritmo y va mostrando pequeños atisbos hasta ahora desconocíamos de lo que sin duda es un paisaje más grande y complejo.

Al acabar, sentí ganas de releer La compañía amable, al menos aquellos pasajes en los que aparecían Shavali y Alek. No lo hice pero tengo la sensación de que, de haberlo hecho, me habría posicionado con bastante fuerza de su lado y, posiblemente, habría empatizado con ellos dos mucho más que con los personajes protagonistas.

Tener la habilidad suficiente para conseguir eso dice mucho del buen hacer narrativo de Rocío Vega. Si además la historia está escrita con una prosa tan elegante como la suya, qué más se puede pedir. Bueno, sí, tal vez La compañía amable 2, por ejemplo.