El africano
También en Aventuras
Ante la bandera »

 

Tipo: Novela

Género: Aventuras

Relacionado con:

En su momento esta novela conoció cierta notoriedad porque su autor demandó por plagio a Alex Haley, que acababa de publicar con enorme éxito su novela Raíces, recién llevada a la pantalla. Raíces se convertiría en un auténtico fenómeno en su época, tanto literario como audiovisual.

Una consulta rápida a la Wikipedia me informa de que Haley pagó a Courlander 650.000 dólares para que retirara la demanda. ¿Quiere eso decir que reconocía el plagio? No necesariamente. Una demanda de ese estilo podría haber paralizado la distribución de la novela (o incluso de la serie) mientras se resolvía y para evitarlo Haley pudo haber preferido pagar una suma que, a tenor del éxito de su obra y su adaptacón televisiva, no debía de significar gran cosa para él.

Como sea, eso le dio a Courlander más fama de la que tenía en ese momento y propició la reedición de su novela, que hasta fue traducida y publicada en nuestro país por Argos-Vergara.

El africano es, básicamente, una novela histórica de aventuras sobre un joven negro, Hwesuhunu, que es capturado por esclavistas y llevado a América, donde pasa por diversas peripecias hasta conseguir su libertad y, si la memoria no me falla, unirse a la revelión de esclavos que daría forma al actual estado de Haití.

La novela está bien llevada, es una lectura amena e interesante y se nota que el autor conoce bien la época y el lugar. No en vano Courlander era antropólogo y folclorista, especializado en la cultura haitiana, caribeña y afroamericana.

Como dato puramente personal, he de decir que, aunque la leí una sola vez hace más de cuarenta años, aún recuerdo con intensidad ciertos pasajes y momentos de la novela, algo que no sucedería de haber sido una lectura que no me interesase.

Respecto a la acusación de plagio, algo hay. Aunque Raíces es una novela muy distinta (para empezar, narra la historia de varias generaciones de la misma familia y, por tanto, su alcance y ambición es mayor), toda la primera parte, dedicada a Kunta Kinte, bebe en más de un momento y de dos (la revuelta en el barco que los lleva a América, sin ir más lejos) de la obra de Courlander. No sé hasta qué punto se puede hablar de plagio o es un caso de pura influencia de un autor en otro, pero de lo que no cabe duda es que Haley conocía la novela y fue una de sus inspiraciones importantes a la hora de contar la historia de su antepasado mandinka.

Hace mucho que El africano está descatalogada y, salvo que me falle la memoria, no ha sido reeditada nunca en castellano. Si por casualidad la encontráis en una librería de segunda mano a un precio razonable y en buen estado, mi recomendación es que os hagáis con ella. Es una buena novela histórica y una interesantes narración de aventuras. Su reconstrucción de la odisea de los africanos llevados a América y convertidos en esclavos es vívida, colorista y tiene momentos de gran intensidad emocional. Carece de lo que hace grande la novela de Haley, esa idea de una epopeya familiar a través de distintas generaciones, de viaje a través de los siglos desde la esclavitud a la libertad, pero no es en absoluto una mala lectura.